Esto es lo que sabemos de la reapertura del sector automotriz en México

La fabricación de vehículos y de autopartes finalmente entrará en la lista de actividades esenciales, con lo que las plantas podrán arrancar operaciones independientemente del semáforo regional.

Fuente. Expansión.

La inclusión a la industria automotriz en la lista de sectores esenciales, cuyo primer borrador fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de marzo, ha sido la principal encomienda de los líderes del gremio en el último mes y medio. Formar parte del listado permitiría a los fabricantes de autopartes y de vehículos reiniciar operaciones sin las restricciones que sí tendrán aquellos sectores considerados como no esenciales, que arrancarán según la evolución de la pandemia en el municipio donde operan.

Todas las llamadas, reuniones, envíos de cartas y misivas realizados en las últimas seis semanas por la AMIA, INA, ANPACT y AMDA, ayer parecían haber dado fruto: un tuit publicado por el Consejo de Salubridad General anticipaba la incorporación del sector en la lista de actividades esenciales. La noticia fue ratificada en la edición matutina del Diario Oficial de la Federación de este miércoles.

“Mientras prevalezca la emergencia sanitaria, la construcción, la minería y la fabricación de equipo de transporte se considerarán como actividades esenciales. A partir del 18 de mayo, las actividades esenciales establecerán estrictos protocolos de protección para todos sus trabajadores”, señala la publicación del DOF, en su página 29. Este párrafo animó a algunos fabricantes a anunciar sus próximas reaperturas.

“Daimler Trucks México anuncia la implementación de nuevos protocolos y medidas de seguridad para la reactivación de la operación habitual en la planta de Saltillo, Coahuila, y en Santiago, Estado de México, el próximo lunes 18 de mayo”, informó el fabricante de vehículos pesados en un comunicado publicado durante la mañana del miércoles.

“El sector automotriz reitera su compromiso para agilizar de manera inmediata la reanudación de las actividades y reactivar la economía con el apoyo de las autoridades mexicanas […]. La industria automotriz ha sido puntal de la economía para superar las crisis económicas de los años 1986, 1994, 2008-2009 y estamos seguros de que así sucederá con las circunstancias de 2020”, dijo la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz en otro comunicado.

Pero pocos minutos después de las primeras reacciones de cámaras y empresas, la Secretaría de Gobernación bajó el documento del sitio web del Diario Oficial de la Federación, generando alarma y confusión entre los líderes del sector.

“URGENTE. Bajaron la página del DOF. Ya no aparece la página 29. La borraron!!”, escribió uno de los líderes de las asociaciones del sector en un mensaje de texto a Expansión.

Desde el área de comunicación social de la Secretaría de Economía, explican que esto se debe a que el Consejo de Salubridad General está afinando los detalles de la estrategia para la reapertura de la economía y para el levantamiento progresivo de las medidas de contención.

“Entiendo que en la tarde se volverá a subir el documento. Hay que estar pendientes de la versión vespertina”, detallan desde el área de comunicación de la Secretaría de Economía. “Por ahora se pueden tomar como referencia los cuatro acuerdos publicados ayer por el Consejo de Salubridad General”, añade.

“Las actividades de venta de forma física seguirán suspendidas durante mayo. A partir del 1 de junio se empezarán a restablecer según el esquema del semáforo. Estaremos atentos a los detalles para realizar esta reapertura gradual”, dijo en entrevista Guillermo Rosales, director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Mientras los concesionarios continuarán con la venta de unidades vía remota durante la segunda quincena de mayo, los fabricantes de autopartes ya están en la línea de salida para reiniciar la producción de componentes, que en los próximos días deberán empezar a llegar a las plantas de vehículos de México, Estados Unidos y Canadá. Todo para que antes del 1 de junio, los motores de la industria rujan de nuevo en Norteamérica.

Deja una respuesta