Exportación automotriz pierde un tercio de sus ingresos por el COVID-19

bulletAudi, Volkswagen, Honda y Ford fueron las más afectadas por el confinamiento. bulletEntre enero y junio el sector perdió 34.6% de sus ingresos frente al mismo periodo de 2019.

Fuente: Axel Sanchez. El Financiero.

En el primer semestre de este año, la suspensión de dos meses –abril y mayo– de las actividades de la industria automotriz por COVID-19 en México, generó que se perdieran uno de cada tres dólares que generaba el sector en exportaciones.

Entre enero y junio de 2020, la industria automotriz generó un valor en exportaciones de 47 mil 466 millones de dólares, lo que significó la pérdida de 34.6 por ciento de sus ingresos comparado con el mismo periodo de 2019, además de ser la mayor caída que presenta la industria en 11 años, muestran datos del INEGI.

“Esto es por una caída de 41.7 por ciento en el volumen total de exportación de autos en el periodo, los cuales están muy ligados a la caída en producción que refleja la etapa de confinamiento y desconfinamiento (por la pandemia). Regresamos a tener actividades en la última semana de mayo y principios de junio, y es lo que reflejan estas cifras”, dijo Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Destacó que Norteamérica es la zona más importante para la industria mexicana, pues representa 87.7 por ciento de las exportaciones en cuestión de autos ensamblados en el periodo enero a junio de 2020, “solo en junio hubo envíos a esa zona”.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones mexicanas, ya que información de la Secretaría de Economía muestra que en los primeros seis meses de 2020 alcanzó un valor de envíos de 32 mil 368 millones de dólares, una reducción de 33.9 por ciento frente a lo que reportó en igual periodo del año pasado.

Canadá, segundo destino más importante para la producción automotriz en México, tuvo una reducción de 38.9 por ciento en valor de exportaciones y Alemania –el tercer mercado en relevancia–cayó 48.8 por ciento.

En el primer semestre de 2020, Audi fue quien más redujo su volumen de exportación con una caída de 60 por ciento, mientras que Volkswagen tuvo una reducción de 54.1 por ciento –colocándose como la segunda firma con mayor baja–, seguido de Honda con 51.5 por ciento y Ford con 50.5 por ciento.

Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), dijo que en el sector de proveedores se reportó una caída de 24 por ciento en el valor de la producción de la industria, lo cual también influyó en el bajo valor de la exportación automotriz mexicana, pues tienen a sus principales clientes en Estados Unidos y Canadá.

“En el segundo semestre de este año esperamos que mejoren las condiciones y ese 24 por ciento de pérdida de producción se quede en el pasado. Creo que es muy alentador, y el único obstáculo para que esto pudiera detenerse es que regrese la pandemia y que tengan que cerrar plantas de nuevo”, dijo Albín.

En el caso de las importaciones, México registró en el primer semestre de 2020 la entrada de productos para este sector con un valor de 19 mil 324 millones de dólares, 32.5 por ciento inferior a lo reportado en el mismo lapso de 2019.

Con esto, la balanza comercial automotriz entre enero y junio de este año fue superavitaria en 28 mil 142 millones de dólares, 36 por ciento debajo de lo registrado en el mismo lapso de 2019, siendo la mayor caída desde que tiene registro el INEGI.

El sector automotriz sigue siendo relevante para las exportaciones de la industria manufacturera mexicana, pues representa 29.4 por ciento del valor total de los envíos al extranjero.

Nueva realidad, oportunidad

Oscar Silva, Socio Líder de Global Strategy Group de KPMG en México, dijo que el COVID aceleró de manera dramática tendencias que ya existían, donde México tiene una oportunidad para atraer más inversiones.

“Más de 76 por ciento de los ejecutivos del sector automotriz creen que para 2030 menos de 5 por ciento de la producción global tendrá origen en Europa, lo cual representa una oportunidad gigante para México”, dijo el directivo y destacó que el país debe crear apoyos para que sea más atractiva la producción de nuevas tecnologías enfocadas en la movilidad.

Agregó que 60 por ciento de los directivos cree que de 20 a 30 por ciento de las concesionarias físicas dejarán de existir y serán reemplazadas por tiendas virtuales.

Además 80 por ciento considera que no habrá un solo modelo de movilidad y que varios modelos coexistirán por algún tiempo.

Albrecht Ysenburg, Socio Líder de la Industria Automotriz de KPMG en México, comentó que el COVID-19 puede cambiar el enfoque de la industria del desarrollo tecnológico a un enfoque más operativo y de supervivencia, “lo que a su vez presenta a México como un jugador de producción global con amenazas y oportunidades”.

Deja una respuesta