Fuente: Forbes. Luis Fernando Lozano

Este 23 de junio, Ford cumple 95 años desde que instaló su primera planta en el país, en 1925, y aprovechará esta ocasión para relanzarse como marca y presentar una nueva línea de productos, algunos de los cuales serán fabricados en México.

Desde finales de marzo, Ford comenzó a sentir el impacto de la pandemia de Covid-19 en sus ventas, lo que además pospuso algunos de sus lanzamientos. Para el cuarto mes de 2020, la automotriz reportó ventas nacionales por 2,056 unidades, una caída de 58.4% respecto al mismo mes de 2019, pero menor al promedio del mercado nacional, que fue de 64.5%.

En mayo, los resultados fueron ligeramente mejores para la estadounidense: colocó 2,412 unidades, 49% menos que en mayo de 2019, frente al 59% promedio del mercado, de acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

No obstante, en el acumulado anual, con 38.1% en los primeros 5 meses del año respecto al mismo periodo del año anterior, ha desacelerado por encima del promedio nacional de 30%. El impacto se dio sobre todo en la venta de autos nuevos y seminuevos, pues la oferta de servicios de mantenimiento a los vehículos se mantuvo con medidas de distanciamiento, como pick up and delivery y procesos de sanitización.

El primer trimestre cerramos de acuerdo con nuestras proyecciones, eso fue algo favorable para nosotros; sin embargo, en este segundo trimestre vamos a estar impactados en volumen. A futuro estamos viendo una recuperación, de acuerdo con la participación de mercado que teníamos prevista, la vemos a futuro solo que con una industria mucho menor, eso va a impactar negativamente el volumen e inclusive la rentabilidad de la red de distribuidores y, por supuesto, de nosotros”, anticipó Lucien Pinto, director de Marketing y ventas en Ford México.

Ante ello, la firma tiene nuevas metas: transitar hacia una marca más de nicho y dejar el papel de volumen que había tenido, y con ello mejorar su participación de mercado en los próximos años.

Actualmente en el noveno lugar nacional con 4.1% de participación, Ford alista su camino para mejorar ese puesto y posicionarse como una marca de lujo.

Esa estrategia se mantiene y es una estrategia para todo el continente americano, definitivamente la estrategia va a tener un gran enfoque en el tema de lo que ya somos fuertes: pickups, camiones ligeros y comerciales y robustecer el segmento de SUV, para lo cual los planes siguen intactos”, indicó en entrevista con Forbes.

De acuerdo con datos del Inegi, durante los primeros 5 meses del año, la firma colocó 15,439 unidades de Ford y 424 más de Lincoln. Y aunque el subcompacto Figo fue el modelo más comerciado, con 22.4% de las ventas del grupo, las camionetas, camiones ligeros y SUV representaron el 74.5% de los productos vendidos. Entre ellas, los modelos Ranger, Transit y F-150 representaron 1 de cada 3 vehículos.

“En los próximos 18 meses tenemos entre 7 y 9 lanzamientos que van a estar enfocados específicamente en la parte de SUV, hay una parte de (vehículo) comercial pero es muy pequeña, pero en la parte de SUV vienen de 7 a 9 productos completamente nuevos y que van a apuntalar y que van a reforzar de manera importante la estrategia“, explicó Pinto.

Entre esos lanzamientos se contempla el del Mach-E, el Mustang tipo SUV eléctrico que se fabricará en la planta de Cuautitlán y cuyos primeros 2 años de producción, unas 80 mil unidades, ya están vendidas. No obstante, se prevé que las primeras unidades para México se comercialicen hasta el primer semestre de 2021.

Igualmente se alista la presentación de la línea Bronco, que integrará una variedad de camionetas de distintos tamaños, comenzando por las SUV.

Los lanzamientos de estas nuevas unidades estaban contemplados para el inicio del segundo trimestre del año, pero tras el impacto de la pandemia de covid-19, se pospondrán entre 4 y 8 semanas, comentó el director de ventas y marketing de Ford. La familia Bronco ofrecerá versiones que buscarán atraer a los clientes de sedanes o autos grandes, la mayoría de las cuales se prevé que estén disponibles en el país.

“México va a ser uno de los privilegiados que va a tener la mayor variedad de la familia Bronco que vamos a tener disponible. Dentro del segmento de SUV, vamos a trabajar en vehículos que nos ayuden a trasladar parte del cliente que consumía un coche tipo B o C (mediano a grande) que ahora ya no lo producimos, al segmento de las SUV cambiando la silueta.

“Eso te hace pensar que vamos a tener SUV desde el segmento B, C hasta D, que son de las más grandes, incorporadas a las que ya actualmente tenemos, ahí va estar el mayor portafolio, que vamos a tener disponible en los próximos 18 meses”, sostuvo Pinto.

En 2019, las ventas globales de Ford sumaron 5.386 millones de unidades, la menor cifra desde 2011.

Aumentar el peso de México

Hasta 2019, 1 de cada 7 motores de los vehículos Ford en todo el mundo provenían de México. Específicamente de Chihuahua, instalación que comenzó a operar en 1983 y que tiene una capacidad de producir hasta 180 mil piezas al año, según datos de la firma.

Además, la firma cuenta en el país con un centro para ingenieros con más de 2 mil profesionales, cifra similar a la que hay en toda la región de Asia, y que representa una tercera parte del trabajo de la ingeniería que realiza la empresa.

“Una manera de reconocer y conmemorar esos 95 años, la corporación lejos de pensar que en México se pueda achicar, como se pensó en algún momento, estamos en todo lo contrario; desde el punto de vista de manufactura, México está cobrando una relevancia importantísima, en primer lugar teniendo la primera planta eléctrica 100% (Cuautitlán), y en segundo lugar incorporando nuevos modelos que son la apuesta global de la corporación dentro de Hermosillo”, explicó.

En 2016, tras la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, Ford anunció la cancelación de una inversión por 1,600 millones de dólares en San Luis Potosí para una planta, misma que se redirigió a una ampliación en su planta de Michigan. Cuatro años después de ese incidente, Lucien Pinto reitera que la empresa tiene la confianza en México e incluso que se estudian nuevas inversiones.

“Definitivamente eso no está descartado, porque no solo la inversión en una planta, México representa uno de los centros de desarrollo e ingeniería de producto del mundo Ford”, comentó.

Además, actualmente la planta de Hermosillo se encuentra en un proceso de expansión para incorporar en los próximos meses diversas plataformas para la producción de sus nuevos modelos en sustitución del Fusion, cuya fabricación va de salida.

La venta de autos post-Covid

La pandemia vendrá a modificar muchos de los hábitos que teníamos para socializar, entre ellos, también las compras. Ante ese escenario, Ford buscará ofrecer medidas sanitarias para proteger a su personal y sus clientes, como la sanitización de las unidades, así como protocolos de atención a distancia por medios digitales e incluso pruebas de manejo a domicilio con unidades sanitizadas. Pero, ¿qué sigue para la industria?

“Podemos hacer pruebas de manejo virtuales, que el cliente no tenga necesidad de ir a un lugar físicamente para tomar la decisión. En eso ya estamos trabajando, porque los distribuidores tuvimos que dar seguimiento digital, manejamos el proceso a distancia con un concepto de cero esfuerzo del cliente.

“El cliente se dio cuenta que lo que pensaban que no podía hacerse sí se puede hacer. A futuro, de lo que estamos hablando es de digitalizarlo, que pueda ser factible comprar el vehículo y pagarlo en línea, que se lleve a domicilio. Son cambios que llegaron para no irse. Antes hacías turismo de distribuidores, ibas a un corredor automotriz. Ahora ese proceso lo haces desde tu casa. Entonces nos hacemos la pregunta ¿necesito un showroom tan grande? ¿No sería conveniente un showroom de marcas compartidas? A ese tipo de cosas nos vamos a enfrentar en los próximos años”, vaticinó Pinto.

Ventas de Ford en México (miles de unidades)

Año Ventas
2012 83
2013 91
2014 77
2015 93
2016 103
2017 82
2018 69
2019 53
Fuente: Inegi

Deja una respuesta