Industria automotriz lamenta política energética de la Federación: «No hay gente preparada»

El líder de Grupo MAEN se mostró crítico con el Gobierno Federal, al señalar que no es la primera vez que el país atraviesa un problema en el suministro de energía; acusa falta de preparación y gente experta en la materia.

Fuente: Gerardo Rodriguez, Lider Empresarial. 

 

La interrupción del suministro de gas natural proveniente de Texas debido a las condiciones climatológicas en el estado de la Unión Americana ha alcanzado a la industria automotriz en México. 

Armadoras instaladas en la región Bajío-Centro del país se han visto forzadas a entrar en paros técnicos en tanto se restablece el abastecimiento de la molécula. El miércoles, Expansión reveló que el Centro Nacional de Control del Gas Natural ordenó a decenas de empresas reducir su consumo hasta en 99%.

La alemana Audi anunció una suspensión en sus operaciones debido a la falta de disponibilidad de gas natural. En Guanajuato, las armadoras Mazda General Motors anunciaron una pausa temporal en sus fábricas de Salamanca y Silao, respectivamente. Asimismo, Volkswagen de México se vio condicionada a detener su producción momentáneamente.  En Aguascalientes, la planta A2 de Nissan también debió de paralizar provisionalmente algunas de sus actividades.

Naturalmente, los paros técnicos de las grandes ensambladoras también han golpeado a las empresas proveedoras de la industria automotriz. Así lo refirió Cuitláhuac Pérez Cerros, presidente del clúster Grupo MAEN, quien señala que ante la parálisis temporal de las automotrices, los requerimientos a las pymes de la cadena de suministro del sector también se han estancado.

Los proyectos de ingeniería, servicios y suministro de componentes se han detenido, lo cual supone un impacto en la operación y una afectación económica para varias empresas del grupo”, refirió el dirigente empresarial. Cuitláhuac Pérez estimó que las actividades podrían reanudarse a partir de la próxima semana.

El líder de Grupo MAEN se mostró crítico con el Gobierno Federal, al señalar que no es la primera vez que el país atraviesa un problema en el suministro de energía, recordando el incidente ocurrido en diciembre del año pasado cuando se registró un apagón que afectó a más de 10 millones de usuarios. 

En este sentido, Cuitláhuac manifestó su pesimismo respecto a las posibilidades de que en el corto, mediano y largo plazo vuelva a suceder un incidente similar como el vivido esta semana, apuntando a como principal razón la política energética establecida por la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador, la cual obstaculiza la participación de la iniciativa privada en la generación y almacenamiento de energía:

Si la postura del Gobierno Federal permanece exactamente igual, rompiendo alianzas con las empresas privadas que invirtieron en la generación de energías renovables para ayudar a incrementar la capacidad de generación energética y subsanar las deficiencias que tiene la CFE, estos incidentes seguirán ocurriendo en el corto, mediano y largo plazo”, aseguró Pérez Cerros.

El líder de la industria automotriz también expuso que la falta de estrategias, derivada de la ausencia de gente preparada y con los conocimientos técnicos pertinentes para desenvolverse en las secretarías de Economía y Energía, así como en órganos desconcentrados como la CFE, están conduciendo a que el país sufra este tipo de episodios que lastiman a la economía del país.

No dejar el ingreso de inversión de la IP es un riesgo muy alto y sigue siendo una postura del gobierno federal muy absurda, porque no permite incrementar la capacidad de generación y almacenamiento energético con el objetivo de no depender mayoritariamente de lo que Estados Unidos nos pueda suministrar”, mencionó.

Cuitláhuac comentó que México goza de un gran potencial en la generación de energías renovables, pero lamentablemente se están desperdiciando los recursos y ventajas que tenemos en este aspecto debido al posicionamiento conflictivo que adopta el gobierno con este tipo de inversiones, lo cual obstaculiza el desarrollo económico y desincentiva la instalación de capital foráneo en las entidades del territorio mexicano.

La estrategia para revertir esto es muy sencilla y elemental para todos: permitir a la inversión extranjera incrementar la capacidad de generación de energía y almacenamiento para que, tarde o temprano, tener la certeza y tranquilidad de que, independientemente de lo que ocurra en EE.UU., el país cuenta con la energía necesaria para reaccionar varios días sin afectar la red de suministro de energía a nivel nacional”, finalizó.

Deja una respuesta